Saltar cabecera y menú

Inicio - Financiación - Instrumentos Financieros - Detalle del instrumento

Capital Riesgo Volver

Inversión, por parte de compañías especializadas de inversión de capital, a largo plazo de forma minoritaria y temporal en pequeñas y medianas empresas con grandes perspectivas de rentabilidad y/o crecimiento.

El capital riesgo es una fuente de financiación empresarial, que está dirigida principalmente a pequeñas y medianas empresas. La inversión se realiza por parte de una sociedad inversora especializada que toma una posición minoritaria en la sociedad receptora, de medio a largo plazo.

Las sociedades receptoras son valoradas como empresas con considerables niveles de riesgo, por esto, tienen dificultades para conseguir capital mediante instrumentos de financiación más comunes. Debido a su participación accionaria, la sociedad inversora tiene interés en el éxito de la empresa receptora, por lo cual, la sociedad inversora ofrece un valor añadido integrándose en el consejo de administración de la empresa receptora, asesorando en las principales decisiones estratégicas, asistiéndola en la contratación de personal clave, proporcionando contactos en las esferas jurídicas, bancas de inversión y otros negocios al servicio del respectivo sector.

  • Se articula mediante la toma de participación en el capital social de la empresa objeto de la inversión, normalmente a través de la compra de acciones.
  • Es una forma de canalizar el ahorro permitiendo suplir la falta de autofinanciación de la PYME.
  • El precio para la sociedad receptora es casi nulo, pues se limita a dejar entrar en su accionariado a la sociedad inversora, si bien es normal que la sociedad receptora se haga cargo de los costes que ocasiona la entrada de la sociedad inversora en el capital de aquella.
  • El tipo de empresas en las que se invierte, normalmente son de pequeña y mediana dimensión, porque son las que mayores posibilidades de expansión y desarrollo ofrecen.
  • La inversión se suele dirigir a sectores que emplean innovaciones de diverso tipo.
  • La inversión va destinada, fundamentalmente, hacia empresas que se encuentran en fase de crecimiento o arranque.
  • La sociedad inversora asume unos riesgos mayores de los que normalmente está dispuesta a asumir una entidad crediticia.
  • Para los inversores en capital riesgo, la contrapartida básica de este tipo de inversiones es la obtención de elevadas plusvalías por la venta de la participación que detenta la sociedad inversora y que se conoce como proceso de desinversión o salida de la sociedad participada.

Tipos de sociedades que pueden adoptar estas entidades:

  • Sociedades de Capital Riesgo (SCR)
  • Fondos de Capital Riesgo (FCR)
  • Sociedades de inversión colectiva de tipo cerrado (SICC)
  • Fondos de inversión colectiva de tipo cerrado (FICC)
  • Sociedades Gestoras de Entidades de Inversión Colectiva de tipo cerrado (SGEIC)

Tipos de inversión:

La inversión se puede realizar en alguna de las siguientes fases de la empresa receptora:

  • Semilla
  • Arranque
  • Expansión
  • Sustitución
  • Compra apalancada (LBO/MBO/MBJ)
  • Reorientación
  • Permite la financiación en las primeras etapas del proyecto, facilitando el desarrollo inicial y el crecimiento.
  • Introduce un mayor grado de profesionalización en la toma de decisiones.
  • Facilita el proceso de internacionalización de la empresa.
  • Permite el movimiento de accionistas en las empresas no cotizadas.
  • Facilita la movilización de capitales.
  • Permite la diversificación de riesgos.
  • Facilita la sucesión en las empresas.
  • Gastos importantes de estudio y estructuración de la operación.
  • Puede restringir las posibilidades futuras de inversión.