Saltar cabecera y menú

Inicio - Financiación - Instrumentos Financieros - Detalle del instrumento

Crédito Volver

Contrato en el que la entidad financiera se obliga a poner a disposición del cliente fondos hasta un límite determinado y un plazo prefijado, percibiéndose periódicamente los intereses sobre las cantidades dispuestas, movimientos que se reflejarán en una cuenta corriente.

  • Reconocimiento por parte del prestamista de un compromiso de entrega de dinero hasta un límite máximo mediante la disposición por parte del prestatario en la cuenta corriente abierta al efecto.
  • Recomendado para la financiación de circulante o para procesos largos de inversión.
  • Es práctica habitual la intervención por fedatario público, y la mayoría se formalizan en póliza, ya que la simplicidad del procedimiento de intervención y el coste lo recomienda.
  • En algunos casos es obligatoria la escritura pública, como en el supuesto de que existan garantías hipotecarias, se trate de operaciones complejas o de elevado importe.
  • La deuda no es líquida u exigible, sino que requiere un proceso para la fijación del saldo final para su liquidación.
  • Un crédito bancario puede obtenerse fácilmente. En menos de una hora se puede completar la transacción de un crédito bancario.
  • La flexibilidad que el banco muestre en sus condiciones, lleva a más probabilidades de negociar un préstamo que se ajuste a las necesidades de la empresa, esto genera un mejor ambiente para operar y obtener utilidades.
  • Permite a las organizaciones estabilizarse en caso de apuros con respecto al capital.
  • El dinero llega de una fuente sólida.
  • Tomar prestado dinero en exceso puede conducir a la disminución del flujo de efectivo y los pagos pueden incluso superar a los ingresos, en algunos casos. Esto es por qué muchos pagos del crédito se limitan a un determinado porcentaje de los ingresos del prestatario.
  • Un banco muy estricto en sus condiciones, puede limitar seriamente la facilidad de operación.
  • Un Crédito Bancario acarrea tasa pasiva que la empresa debe cancelar esporádicamente al banco por concepto de intereses.
  • Puede necesitar fuertes garantías de pago.