Saltar cabecera y menú

Inicio - Financiación - Instrumentos Financieros - Detalle del instrumento

Forward Volver

Contrato no normalizado entre dos partes para comprar o vender un activo en una fecha futura determinada y a un precio acordado en el presente.

  • No exige ningún desembolso inicial (ello es lógico, puesto que el precio lo fijan las dos partes de mutuo acuerdo). Esto hace especialmente atractivo este instrumento pues para contratarlo bastan, en ocasiones, una o dos llamadas telefónicas.
  • Únicamente al vencimiento del contrato hay un solo flujo de dinero a favor del "ganador". Por tanto, el valor del contrato tan solo se descubre a posteriori.
  • El contrato es, sin embargo, vinculante; no permite ninguna elección en el futuro, como ocurre en el caso de las opciones.
  • Normalmente no es negociable después del cierre del contrato, no existiendo mercados secundarios para forwards (como es el caso para algunos futuros y opciones). Únicamente forwards de tipo de interés son en ocasiones transferidos. Los forwards de divisas, en cambio, no son transferibles y generalmente se espera que al vencimiento se liquide mediante la entrega efectiva de las divisas convenidas.
  • El riesgo de crédito en un contrato forward puede llegar a ser bastante grande y además, es siempre bilateral: el "perdedor" puede ser cualquiera de las dos partes.
  • En concepto de forward existe en forma de diversos instrumentos. Se negocia básicamente a través de los departamentos de tesorería y/o de comercio internacional y divisas de algunas instituciones financieras: el mercado "over-the counter" (OTC).

Los forwards se comercializan para distintos tipos de activos subyacentes, como por ejemplo, metales, productos energéticos, cereales, divisas, bonos, tasa de interés, acciones individuales, portafolios e índices accionarios. Los subyacentes suelen agruparse en cuatro grupos: commodities, divisas, tasa de interés y acciones. Los forwards más negociados son los de tasa de interés denominados forward rate agreements (FRAs), seguidos por los de monedas, commodities y acciones.

  • Permite establecer coberturas a medida al negociarse en mercados OTC no organizados, lo que proporciona gran flexibilidad en su contratación.
  • No es necesaria la constitución de márgenes de garantía.
  • Existencia de un mercado real, el de divisas, al que puede acudir la empresa.
  • No existen contratos forward para todas las divisas ni para períodos temporales muy largos.
  • No existe un mercado secundario ágil en el que cancelar la operación antes del vencimiento.