Saltar cabecera y menú

Inicio - Financiación - Instrumentos Financieros - Detalle del instrumento

Swap Volver

Transacción financiera entre dos partes que acuerdan intercambiar flujos monetarios durante un período determinado siguiendo unas reglas pactadas. Su objetivo es mitigar las oscilaciones de las monedas y de los tipos de interés.

  • Se utilizan normalmente para evitar el riesgo asociado a la concesión de un crédito, a la suscripción de títulos de renta fija, (siendo el interés fijo o variable), o al cambio de divisas.
  • Como elemento de gestión del pasivo de una empresa, permite pasar de un tipo de deuda a otra.
  • Las técnicas de intercambio que proporcionan las operaciones Swap permiten a dos o más partes intercambiar el beneficio de las respectivas ventajas que cada una de ellas puede obtener sobre los diferentes mercados. Para ello debe cumplirse una doble regla básica: Las partes deben tener interés directo o indirecto en intercambiar la estructura de sus deudas y, al mismo tiempo, cada parte obtiene, gracias al Swap un coste de su obligación más bajo.
  • Son operaciones con cumplimiento en un futuro.
  • Cubren los riesgos contra movimientos adversos de tasas y precios.
  • Swap de Tipos de Interés:
    • Es la forma más común. Existe un acuerdo entre las partes para intercambiar su riesgo de tipos de interés de tipo fijo a variable o viceversa.
    • Implica que ambas partes tienen una deuda de idéntica principal, pero con un coste financiero diferente.
    • Uno de ellos tiene un coste financiero indicado con respecto a un tipo de interés de referencia en el mercado (por ej. EURIBOR, LIBOR, Preferencial, etc) y el otro lo tiene a tipo fijo o indicado con respecto a otro tipo de referencia. Puede que sean incluso en divisas diferentes.
  • Swap de divisas:
    • Es un contrato financiero entre dos partes que desean intercambiar su principal en diferentes monedas, por un periodo de tiempo acordado.
    • Al vencimiento, los principales son intercambios al tipo original de contado.
    • Durante el período de tiempo del acuerdo, las partes pagan sus intereses recíprocos.
      • No hay nacimientos de fondos.
      • Rompe las barreras de entrada en los mercados internacionales.
      • Involucra a partes cuyo principal es de la misma cuantía.
      • El coste del servicio resulta menor que sin la operación Swap.
      • Tiene forma contractual, que obliga al pago de los intereses recíprocos.
      • Retiene la liquidez de a obligación.
      • Se suele realizar a través de intermediarios.
  • Cada parte puede obtener los fondos requeridos de una forma más barata que si los hubiese conseguido directamente en el mercado.
  • Permite una gestión activa de las deudas de la empresa al permitir alterar el perfil de los intereses de las mismas.
  • En el caso del impago o cumplimiento de una parte, la contraparte tendrá un riesgo crediticio hasta el punto de que la divisa que haya sido permutada se haya depreciado con respecto a la otra..
  • Puede ser imposible o muy caro finalizar el swap si cambian las condiciones del mercado.
  • Los pagos efectivos derivados de un swap son el resultado de la diferencia neta entre dos cantidades. por lo que presentan unas características de riesgo de crédito superiores a las de la compra y la venta directa de instrumentos de deuda.